Anarquismo. Reuters

Meditaciones sobre anarquismo: Toma 1. Por Oscar Valero Thomas

“Todo hombre lleva en sí un dictador y un anarquista.”

Paul Valéry

“Las revoluciones no necesariamente constituyen progreso, así como las evoluciones no siempre van dirigidas a la justicia. Todo cambia; todo en la naturaleza se mueve como parte de un eterno movimiento. Pero donde hay progreso, también puede haber regresión; si algunas evoluciones tienden a la vida, hay otras que se inclinan hacia la muerte”

Eliseé Reclus

“Sin poder ni independencia, las ciudades podrán albergar a buenos súbditos pero nunca podrán tener ciudadanos activos.”

Alexis de Tocqueville

Anarquismo. Reuters
Anarquismo. Reuters

El anarquismo no se busca, llega. Su aparición es la antesala de nuevos modelos de orden político; es una fase más del cambio social que es aprovechado por diversos sectores públicos. El anarquismo debe ser entendido como vacío de poder que no ha cubierto el Estado. Al haber un vacío de poder, este se ve tomado por otras entidades.

Se puede observar que en todas las grandes revoluciones sociales existe un periodo de anarquía donde el orden se pierde y la estructura se difumina. Es en aquel periodo donde se debe plantear nuevos paradigmas y nuevas estructuras.

Circunscrito a la historia de México, Emiliano Zapata puede pensarse como “el anarquista natural” que forjó la lucha armada aunque no catalizó sus frutos, incluido el reparto agrario. Bien lo decía Napoleón: “Dans les révolutions, il y a deux sortes de gens : ceux qui les font et ceux qui en profitent “ (En las revoluciones, existen dos tipos de personas: quienes las realizan y quienes se benefician).

El anarquista mexicano se ha caracterizado por no hacer más que alaridos huecos; es alguien que rechaza la cuestión del Estado y al hacerlo no se propone a construir algo diferente. Ha sido alguien inmovilizado en su propio pensamiento sin poder comprender al anarquismo como la antesala a grandes cambios. El anarquista mexicano, con un delirante temor al sentirse oprimido, cierra toda posibilidad de construcción.

Parece que el México de hoy vive varios ejemplos de anarquía como las autodefensas Michoacanas, el sistema  educativo en los estados de la federación, la mezquindad de las facciones políticas que promueven leyes endebles inclinadas hacia la negociación más que al cumplimiento, et cetera. Se debe de poner suma atención en estos vacíos de poder para poder construir y no simplemente rellenar.

Creo en los beneficios de una anarquía interna como el preámbulo a crear nuevos paradigmas y nuevas visiones. Creo en el romper lo ya visto y de ahí partir para nuevas expresiones. Pero no en la permanencia de la anarquía mexicana.

Oscar Valero Thomas

Abril 2014

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s